3 comentarios

Sufres de envidia laboral? (Sexta parte)

4.1.1

Entras a la oficina y el mal ambiente se hace evidente, te sientes agobiado por tus compañeros y además tienes la fantasía por verlos derrotados y por debajo de ti.

Un 70% de las empresas tiene un ambiente laboral tóxico, fomentado por un estilo de gestión: despreciar los logros de empleados,  no cultivar la comunicación y promover la división.

Tener un ambiente laboral armonioso es un sueño difícil de alcanzar en algunas oficinas.

Crear lazos afectivos en el lugar de trabajo aumenta el compromiso del empleado con su desempeño. Según recientes estudios, cinco de cada 10 trabajadores aseguran que mantener un buen vínculo con sus compañeros de equipo permite obtener resultados de forma rápida y acertada.

Por el contrario, una organización que no propicia la comunicación entre equipos y que alimenta la competencia negativa disminuye 25% su índice de productividad, conforme a una investigación realizada por Gallup.

Una compañía que no promueve el respeto entre empleados, sino la rivalidad, paga un precio psicológico alto, advirtió el experto. Lo más común, agregó, son resentimientos y celos profesionales que dificultan la interacción y áreas que no se apoyan.

Pese a que la envidia o los celos pueden ser una respuesta emocional del colaborador, el jefe puede contribuir a desarrollarla al tener reglas poco claras de cómo retribuye y compensa el esfuerzo en la organización.

Cuando en el ambiente laboral prevalece la envidia, las buenas ideas dejan de reconocerse y la empresa puede padecer resultados negativos.

Este sería el perfil del compañero indeseable según la prestigiosa Asociación Psicoanálitica Argentina:

grafico-laboral

La única manera de escapar de esta trampa es incrementando tu autoestima y la confianza en tus capacidades. Porque, cualquiera que sea la empresa donde trabajes y, más aún si esta es grande, los celos y envidia estarán a la orden del día. Te damos algunas pautas para que no caigas en ella.

  • No te compares con nadie. Si Luis es un crack en lo suyo, fíjate en él, inspírate y aprende. Ganarás mucho más con esto.
  • Haz tu parte de la mejor manera que puedas. Esmérate, sin la presión de que no eres “lo suficientemente bueno”. Estarás menos tenso.
  • Valórate. Si nadie te felicita, no significa que no hayas hecho un buen trabajo. El primer reconocimiento, que venga de ti. Irás ganando en confianza.
  • Deshazte de miedos que no necesitas. Celos y envidia tienen mucho que ver con la inseguridad. Pues, en lugar de centrarte en eso, céntrate en lo que tienes. Sé positivo, proactivo y constructivo.
  • Haz lo posible para mejorar el ambiente: sin críticas, sin juzgar a nadie, sin culpabilizar a otro. Basta con ser cordial.
  • Céntrate en tus relaciones personales: Las relaciones más importantes son las que mantienes con la gente que quieres. Al trabajo no vas a hacer amigos ni enemigos.

Y ahora algunos consejos que te ayudarán a manejar la envidia laboral:

1. Deja sin armas al atacante

Responder con calma deja sin armas al atacante, porque no es el que toma las riendas. Sin embargo, reaccionar de manera agresiva alimentará el poder que éste tiene. Responder a un ataque con venganza es la manera más baja de caer ante la envidia. Sé cordial, sarcástico y ve siempre un paso delante de quien te está haciendo la competencia.

2. Busca apoyo en un compañero

Busca aliarte con un compañero. Si tienes de tu lado compañeros con tu mismo modo de pensar, vencerás  fácilmente. Si apoyas a un colega, conviertes eficazmente el problema de la competencia en una ventaja para tu carrera profesional. Ayuda a que ese compañero lleno de talento trabaje para ti. Sí, el que hace que te sientas amenazado. Negarse a reconocer su talento te hace mezquino y conflictivo.

 3. Trabaja para ti y sé discreto

Hazlos creer que trabajas como equipo “todos para uno y uno para todos”, así confiarán plenamente en ti y no esperarán “sorpresitas” de ningún tipo: ni que seas un soplón, ni mucho menos que trates de sobrepasarlos, aún cuando tu objetivo sea lograr una posición destacada o más desahogada. Sabes que -en cuanto a tus cualidades y capacidades- eres bueno, incluso más que ellos. Trabaja para demostrarlo, no para derribarlos a punta de habladurias.

4. Aprende de tus errores

Utiliza métodos indirectos para conseguir un objetivo directo. La principal meta de nuestra vida no es conseguir que nos asciendan: es ser mejores personas y hacer las cosas bien y correctamente. ¿Cómo aprendemos? A través de los errores, el fracaso y el sufrimiento, que no tiene que ser eterno, pero sí puede servir de lección para saber cómo actuar una segunda vez. Nada sucede por casualidad: el Universo te está diciendo qué debes cambiar y aprender a partir de tus errores. Fortalece tu espíritu con los intentos, las caídas y las glorias pasajeras, que se convertirán en un éxito personal total.

5. Transmuta  la envidia en admiración

En tu ascensión profesional, es inevitable que encuentres  personas que intentarán tirar de ti hacia abajo. No importa qué tan malintencionadas sean, mientras te concentres en tu poder interior. Permite que aquel compañero al que envidias sea un modelo a seguir, para cultivar más logros. En medio de la envidia hacia alguien se esconde una admiración!

Lucía Pardo (Psicóloga) 

Equipo Maché Blog

PRÓXIMAMENTE: Sexta parte

Nota: Estimad@ lector, si has tenido alguna vivencia al respecto de la envidia y quieres compartirla con nosotros y todos los lectores, cuéntanosla por favor, dejándonos un comentario bajo el artículo. Gracias por participar!

macheblog banner

Maché Blog es un magazine digital de salud y bienestar, abierto e independiente, cuya función es brindar al lector contenidos de calidad y útiles, en los que pueda encontrar un beneficio inmediato, práctico, tanto de la lectura de información acreditada, veraz y contrastada, como de la aplicación y provecho personal que el carácter instructivo de nuestros artículos ofrece. Leer más

Anuncios

3 comentarios el “Sufres de envidia laboral? (Sexta parte)

  1. Quiero traer a colación una epidemia producto de la envidia ente otras cosas: el acoso (que afecta aproximadamente a 2 millones y medio de trabajadores en este país). Posiblemente son muchos más, ésa es solo la punta del iceberg. El sujeto que acosa es mediocre en su profesión, lo que hace que deteste a los empleados brillantes ya que le hacen sombra. Además suele ser inseguro e inmaduro y tiene un bajo nivel de autoeficacia.
    “En las sociedades de nuestro mundo occidental altamente industrializado, el lugar de trabajo constituye el último campo de batalla en el que una persona puede matar a otra sin ningún riesgo de llegar a ser procesada ante un tribunal”.
    Heinz Leymann

    Me gusta

    • Sí, se trata de una realidad todavía para un colectivo fundamentado en creencias de separación, competencia y materialismo a ultranza. Afortunadamente todo está saliendo a la luz y se está poniendo sobre el tapete con más claridad que nunca, para que se vea sí o sí.
      Gracias por tu comentario.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: