Deja un comentario

Salir de la zona de confort

zona confort

Salir de la zona de confort es una de las cosas más angustiosas que existen; sin embargo, para crecer, es el mejor reto que se puede tener. Salir de esa zona de confort (diferente para cada quien), es una de las acciones más fuertes para cualquier individuo. Vencer la inercia de la costumbre, de lo que ya se conoce, de lo habitual, resulta una tarea dura y titánica.

La zona de confort es ese lugar donde estamos acostumbrados a operar, a movernos, es la zona donde nos podemos sentir como pez en el agua, pero es la zona donde no se va a crecer. Es un lugar donde sentimos el agrado de lo habitual y el desencanto de la ausencia de retos.

Cuando la zona de confort se comienza a comportar como una burbuja que nos ahoga, el propio organismo comienza un proceso a través del cual busca romper las barreras de esa burbuja. También las barreras de la burbuja comienzan a resquebrajarse en ocasiones por demandas del ambiente, sin embargo, en este caso hablemos cuando es por iniciativa particular. Si estamos flotando en los delirios de la comodidad y las ilusiones del bienestar, romper la burbuja puede comportar inicialmente un golpe duro. El golpe del despertar.

Romper la propia membrana de la zona de confort es un arduo trabajo, el cual requiere vencer nuestra propia ansiedad y las voces que se agolpan en nuestra cabeza, diciéndonos “no vas a poder”. Requiere gestionar para nuestro propio provecho, esa emoción que llamamos miedo. Y mientras más fantasmas tenemos en nuestras cabezas y mayores los miedos en nuestro corazón, más duro romper la membrana de la conformidad.

Por otra parte, debemos recordar que nunca estamos solos, que somos parte de un sistema, con lo cual, intentar romper las barreras de la zona de confort para ir más allá requiere saber y luchar en contra de fuerzas que se oponen frente a este cambio en uno de los elementos del sistema, ya que al modificarse una de sus partes, cambia el equilibrio del sistema y en consecuencia, cambia de alguna forma la dinámica de interacción del sistema entero. Por lo tanto, otras partes del cosmos personal intentarán que nos mantengamos en la órbita en la cual acostumbramos transitar.

Entre tanto, intentar romper la membrana de la zona de confort ya es una buena noticia, aunque no es suficiente. No solo con querer se logran los objetivos. Es necesario hacer. Estos intentos implican unos primeros esfuerzos por ir más allá de los límites temporales y auto-impuestos. Fronteras ficticias de nuestros propios mapas de limitación. Es necesario ser más poderosos que la fuerza de la propia inercia de estar realizando siempre lo mismo. Para ello debemos insistir, sin desistir.

Existen también aquellos que no intentarán romper nunca, bajo ningún aspecto, las barreras de la zona de confort. Prefieren la muerte prematura (referencia figurativa, porque se puede vivir biológicamente) antes que atreverse a confrontarse consigo mismos y tener que admitir las propias limitaciones, que por demás, cualquier ser humano posee.

Intentar romper las fronteras de la zona de confort es y será siempre una de las cosas más duras que existirán para cualquiera, sin embargo, sólo es posible para el que quiera romperlas. Ningún individuo podrá nunca hacer por nosotros lo que simplemente no decidamos para nosotros por nuestros propios medios y nuestros recursos personales.

Autor: Daniel Rojas Salzano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: