Deja un comentario

TERAPIA TRANSPERSONAL

TERAPIA TRANSPERSONAL

ascensionPregunta: Equipo Maché Blog                                             Responde: Clara Calderón*

1.- ¿Qué es la terapia transpersonal?

Es un proceso de auto-conocimiento profundo y auto-trascendencia. Es un camino iniciático acompañado por un guía capacitado, que utiliza técnicas psicológicas y terapéuticas provenientes de distintas ramas de la psicología, del budismo zen, del chamanismo y de la filosofía existencialista, entre otros.

La terapia transpersonal es un abordaje equilibrado entre psicología (con su parte de autoanálisis y también de gestión emocional), búsqueda espiritual (entendiendo “espiritual” por “esencial” o “trascendental”), y salud corporal (física y energética). Es decir, este tipo de terapia trabaja simultáneamente los cuatro planos que tradicionalmente se considera que componen al ser humano: físico, emocional, mental y espiritual.

Dependiendo de la consulta específica de cada persona y de su momento vital, el/la terapeuta transpersonal hará más hincapié en un plano u otro, pero sin olvidar al resto de aspectos de la vida del consultante.

La terapia transpersonal se parece formalmente a la terapia psicológica en cuanto a que las sesiones suelen ser conversaciones profundas, cercanas y a puerta cerrada, entre el consultante y su terapeuta; pero este tipo de terapia se diferencia de la psicoterapia tanto en la filosofía de fondo, como en las técnicas utilizadas para ayudar a la persona a conocerse y sanar sus facetas en conflicto.

La base filosófica de la terapia transpersonal tiene dos puntos fundamentales: el primero es la confianza absoluta en que todas las respuestas y las soluciones las lleva el consultante en el interior de su esencia, y que lo más valioso que el/la terapeuta puede aportarle es uno o varios caminos para que contacte con esa parte de sí mismo/a.

El segundo es el concepto de “bondad esencial” como la “buena intención” de todos los procesos que atraviesa el ser humano, tanto los cómodos como los incómodos. El/la terapeuta transpersonal entiende que todo conflicto, dificultad o enfermedad es un intento inteligente del Ser en su totalidad, de la Mente Superior, por hallar el equilibrio interno en una búsqueda evolutiva, conjunta con el resto del Universo, de mayor conciencia y amplitud de percepción.

A nivel técnico, una sesión común puede consistir en una mezcla de conversación empática, meditación, ejercicios de bioenergética, consejos sobre nutrición y salud, expresión creativa-artística y musicoterapia, por ejemplo.

2.- ¿Cuándo se debe recurrir a un terapeuta transpersonal?

En cualquier momento de la vida en que sintamos que hay un conflicto que no creemos saber resolver, que nos sobrepasa, ante una crisis vital o existencial, o una duda profunda y corrosiva que no podemos responder. La terapia transpersonal puede ayudar a resolver desde un problema de relación de pareja hasta una crisis de identidad, pasando por estados depresivos y dependencias de toda clase. La razón de que este tipo de terapia sea tan versátil y capaz de ayudar en problemas tan distintos es que su base es ayudar a la persona a que encuentre su propio guía interno, su centro de sabiduría, y su fortaleza interior. Una vez que el consultante ya sabe cómo conectar con esa parte de sí mismo/a, es su propia intuición la que le da las respuestas, las soluciones, y las pautas a seguir para recuperar el equilibrio.

3.- Esta técnica, ¿crea algún tipo de dependencia, como suele ocurrir con otras terapias?

En absoluto, de hecho la intención es justo lo contrario. Se intenta capacitar al consultante en el menor tiempo posible para que éste sea su propio terapeuta, su propio psicólogo y su propio guía espiritual. Durante lo que dura la terapia, el/la terapeuta hace una observación constante del nivel de dependencia de su cliente (al principio de la terapia es normal un cierto nivel de dependencia o apego), y poco a poco se le van devolviendo la responsabilidad y el poder, hasta que llega el momento en que puede continuar por sí mismo.

4.- ¿Es una terapia de larga duración, como suele ocurrir con el psicoanálisis?

Cada persona y cada caso son distintos. La duración depende del nivel de autoconocimiento que la persona “traiga ya de casa”, y también de la dificultad o complejidad de su conflicto. Hay ocasiones en que la terapia dura una única sesión, y otras veces dura varios meses. La duración máxima ronda un año (a sesión semanal), pero la media suele ser bastante menos, unos 3-4 meses.

5.- Las técnicas de la terapia transpersonal, ¿también se pueden usar con los niños?

Sí, hay muchos grandes terapeutas que se dedican exclusivamente a ayudar a los niños en su desarrollo. Las técnicas y la filosofía de la terapia transpersonal son perfectamente aplicables con los más pequeños, realizando los ajustes necesarios para esas edades.

Yo, de momento, me limito a los “niños grandes”, que son la especialidad que la vida me ha dado, debido a mis propias experiencias vitales. Lo que tenemos todos los terapeutas, transpersonales o no, en común, es que ayudamos a los demás en base a lo que nosotros mismos ya hemos vivido. Y en mi caso tengo mucha más experiencia con los niños grandes que con los pequeños.

6.- Y la terapia transpersonal, ¿alivia o cura?

Ambas cosas, aunque con matices. El alivio no lo proporciona el terapeuta al consultante, al estilo de los llamados sanadores, sino que sucede como resultado del aumento en el nivel de consciencia del consultante. Es el contacto con la propia esencia, con la autoconsciencia más elevada, lo que alivia los malestares. Es decir, el alivio no le viene a la persona “desde fuera”, sino que lo encuentra “dentro” de sí mismo, muy dentro, por así decirlo.

Por otra parte, la terapia transpersonal no “cura” porque no considera a los conflictos como enfermedades o males a combatir, sino áreas que necesitan ser concienciadas, amadas y trascendidas.

Por tanto, este tipo de terapia ayuda a trascender el conflicto y a aliviar el dolor que éste generaba, y logra ambas cosas con la única herramienta que todo lo “cura”: la consciencia, entendiendo “consciencia” por comprensión, amor, discernimiento y verdad.

7.- Esta terapia, ¿puede emplear también enteógenos (como la ayahuasca) en sus protocolos?

La terapia transpersonal entiende que la mente oscila naturalmente entre distintos estados de consciencia durante el día, y que se pueden explorar otros estados no ordinarios de consciencia (siempre con la finalidad de ampliar la autoconsciencia), usando diferentes métodos físicos, químicos o psicológicos.

Uno de los métodos químicos utilizados por quienes tienen vocación de auto-exploración son los enteógenos como la ayahuasca o el peyote, pero existen otras maneras de llevar a la mente a esos estados de consciencia, como la respiración holotrópica o los giros derviches, por ejemplo.

Hay terapeutas experimentados en el uso de estas técnicas que ayudan a los consultantes a explorar estos niveles de consciencia de forma segura y en un ambiente estrictamente terapéutico, cuando las circunstancias vitales y personales del consultante así lo permiten.

Personalmente, mi experiencia con los enteógenos es inexistente, ya que mi exploración de niveles de consciencia no ordinarios ha ido siempre por caminos psicológicos (meditación, contemplación, etc.) y físicos (danza, ejercicio físico).

En cualquier caso, invito a quien esté interesado en explorar la vía de las llamadas “plantas sagradas” como camino iniciático, a que lo haga siempre con un terapeuta o facilitador de probada experiencia en acompañar a occidentales (y recalco lo de occidentales) más allá de sus consciencias ordinarias.

8.- Actualmente hay una amplia oferta de terapias alternativas, y en ocasiones se usa el término “transpersonal” con bastante ligereza. ¿Cómo distinguir la auténtica terapia transpersonal de otros sucedáneos? 

Entiendo que el boom de terapias “espirituales” que vivimos en occidente en las últimas décadas se debe a una carencia profunda, seamos conscientes o no, de una vida espiritual sólida en lo cotidiano, una falta de información y valores que muchos sentimos que faltan en el paradigma materialista. Partiendo de ahí y de entender que cada terapia tiene su lugar, su sentido de ser, y sus clientes adecuados para ella, aprovecho tu pregunta para diferenciar entre distintas formas de vivir y entender la espiritualidad.

El término “transpersonal” significa literalmente “más allá de la persona”, es decir, aquello que está a través y más allá de lo cotidiano, lo mental y físico, lo de todos los días. Se refiere a algo “más grande” que lo ordinario, “más profundo”, y también se le puede llamar metafísica o espiritualidad.

Por tanto, dentro del término “transpersonal”, teóricamente pueden entrar prácticas tan dispares como la meditación en el Yo Soy, la comunicación con seres de planos no físicos, o la sanación de traumas de vidas pasadas.

La terapia transpersonal, tal y como yo la practico, entiende y respeta todas estas prácticas, pero en lo que se centra es en aquello que ayude al consultante a realmente trascenderse a sí mismo de una vez por todas, y no quedarse enganchado en los vericuetos de su personalidad, de su identidad pensada, con sus apegos, tendencias y modos condicionados de pensamiento y comportamiento.

Es decir, este tipo de terapia se centra en aquellas prácticas que le pongan en contacto con su consciencia superior o “conciencia testigo”, a la que me he referido anteriormente como “Esencia”, para desde ahí poder relativizar, comprender, amar y perdonar (sobre todo a uno mismo), y encontrar el lugar único -aunque efímero- que uno ocupa en el mundo y en el Universo.

En resumen, la terapia transpersonal ayuda a darnos cuenta de que podemos ser testigos y actores de la propia vida, al mismo tiempo. A ser el amante y el amado simultáneamente, como decía Juan de la Cruz, viviendo la vida y Siendo la Vida al mismo tiempo.

foto 2

Clara Calderón. Terapeuta transpersonal, artista plástica y activista de la consciencia.

Sitios y email profesionales: Web . Facebook . llamameclara@gmail.com

Equipo Maché Blog

________________________________________________

Maché Blog es un magazine digital de salud y bienestar, abierto e independiente, cuya función es brindar al lector contenidos de calidad y útiles, en los que pueda encontrar un beneficio inmediato, práctico, tanto de la lectura de información acreditada, veraz y contrastada, como de la aplicación y provecho personal que el carácter instructivo de nuestros artículos ofrece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: