Deja un comentario

Cómo alcanzar todas tus metas

¿Todo se puede alcanzar?

Laura Valenciano Nadal (Psicóloga). Alcanzar todas nuestras metas nunca ha sido tarea fácil, pero hay ciertas cualidades que nos pueden ayudar a conseguir lo que queremos. Cambiar esos esquemas mentales que nos mantienen con el freno de mano puesto es la primera medida a tomar para alcanzar metas y objetivos.

Sólo así, conseguimos ser dueños de nuestras propias emociones y vivir la vida con plenitud y entusiasmo. Pero para todo ello tenemos que hacer frente primeramente a los pensamientos negativos, ese juez interno que va dictando sentencias en contra de nuestros intereses antes de tiempo. Por eso hay que aprender a pararlos.

Si cuando nos enfrentamos a una situación difícil, dejamos que los pensamientos negativos invadan nuestra cabeza, más pronto que tarde se convertirán en emociones dañinas que nos harán sufrir.

No se trata de distorsionar la realidad, sino de adoptar una actitud más favorable. Las personas que se hablan a sí mismas con optimismo y confianza saben relativizar, se ven capaces de ser felices a pesar de las inclemencias, y aún así se sienten mejor.

Para tener la misma actitud que este tipo de personas, hay que realizar una limpieza mental. Para ello hay que analizar a esa vocecilla que boicotea nuestro bienestar.

Si lo que nos da vueltas a la cabeza es exagerado, no ayuda a resolver el problema y, además, nos hace sentir mal, a qué esperamos para borrarlo de nuestro mente.

Cuando un pensamiento no es útil es que está de más, ocupando un espacio valioso en el cerebro y malgastando nuestra energía.

Hay que evitar no echar más leña al fuego y así evitar los pensamientos derrotistas, que son los que realmente nos boicotean y no nos dejan pensar con claridad y solo nos dejan pensar en la negatividad.

Cuando nos imaginamos mentalmente alcanzando una meta deseada, activamos las mismas regiones cerebrales que si ocurriera realmente, activando también los mecanismos de recompensa.

Esto lo saben muy bien los deportistas profesionales, quienes acostumbran a crear imágenes mentales antes de sus competiciones. ¿Por qué lo hacen? Las imágenes mentales predisponen hacia el afecto positivo, la persistencia, el afrontamiento y la superación personal.

Y, aunque la visualización no garantiza el éxito, si produce un aprendizaje en el cerebro, nos llena de autoconfianza, y nos prepara para orientar nuestras conductas con el fin de lograr nuestras metas.

¿Cómo se explica a nivel científico?

Para ponernos en marcha hay que encender el motor, y el motor humano es el deseo y el interés. Activar el deseo y el interés es el primer paso para la motivación, y ese paso solo se impulsa desde lo emocional.

¿Qué despierta nuestra emoción, nuestro deseo? La respuesta son los motivos que nos mueven: el poder, el reto, los logros, las relaciones con las personas, trabajar en equipo y cooperar, el disfrute y el placer, aprender, la autonomía, la seguridad, la comodidad, contribuir a algo más grande que nosotros.

Cuando conectamos con nuestras motivaciones personales el cerebro límbico se pone en marcha, y empieza a trabajar liberando dopamina (experimentamos placer), y conectando las distintas regiones o áreas cerebrales. Estamos en situación activa, queremos más, queremos obtener, este es el impulso que mueve la acción.

En milesimas de segundo el cerebro límbico envia un mensaje al cerebro racional a través de la generación de adrenalina, a la parte prefrontal donde están las funciones ejecutivas encargadas de la acción.

Primero sopesa, luego se marca objetivos y planifica acciones, y luego ejecuta esas acciones. Si una vez activado el deseo no se pasa a la acción se frustra el proceso de la motivación, porque se corta el circuito motivacional y se le impide a la persona experimentar el placer de lograr lo que desea.

La dopamina genera optimismo, ilusión, entusiasmo y otras emociones que dificultan la percepción de la realidad de forma objetiva. La adrenalina baja los niveles de dopamina y nos permite ser más objetivos y realistas.

¿Te suenan esas personas con gran entusiasmo e impulso que tras los primeros pasos pierden el fuelle?

Sí, todos esos que están llenos de ideas, planes, proyectos y objetivos que te cuentan van a poner en marcha de una manera enérgica, apasionada, y hasta convincente, y pasan los meses, los años, y siguen igual, o ya han cambiado de proyectos u objetivos pero ninguno se lleva a la práctica.

Otras personas ponen en marcha muchos proyectos o planes de acción para conseguir sus objetivos pero no terminan nada, empiezan mucho pero no acaban nada.

Tanto unas como otras no completan el circuito de la motivación, se activan con facilidad pero no pasan a la acción, o actuan y se mueven en la dirección de lo que desean, pero no son capaces de mantenerse en ella, no persisten. Vamos mucha dopamina y adrenalina, pero poca serotonina. Seguro que ahora entiendes muchas reacciones, muchos frustraciones y muchas vidas.

¿Qué puntos puedo tener en cuenta?

Querer es poder. No te avergüences por tus fracasos, aprende de ellos y comienza de nuevo. La forma de empezar es dejar de hablar y empezar a actuar.

Vivimos rodeados de frases que incitan a la acción que aseguran que el camino del éxito está compuesto de fracasos, pero seguimos embarrancados en nuestros propósitos.

Una parte del mundo quiere dejar de fumar, perder peso e imponerse una práctica regular de ejercicio físico y no lo consigue. Pero quiere. Y mucho. Cuando queremos conseguir algo, si no estamos muy seguros de que lo lograremos, nos auto saboteamos.

Nuestra mente juega a la contra. Somos ella y a menudo nos hace la puñeta. Fracaso es el término a evitar. No nos entregamos al 100% por miedo a fracasar. Y ya pueden decir que las caídas son sinónimo de empeño, que no pasa nada si el resultado no es el esperado, que hemos venido a jugar.

Hemos de ser positivos frente a la incertidumbre, dejarnos aconsejar por otros, reinventar metas o ser nuestros propios admiradores. Perder una batalla no implica perder la guerra. En ocasiones solo se piensa en la meta y no valoramos el camino. Saber afrontar la frustración es importante.

Debemos tener muy en cuenta la famosa frase de “creer es poder”, en referencia a una actitud positiva, así como conocer nuestras limitaciones y no proponernos metas inalcanzables que nos harán tirar la toalla.

Psicocode.com

 

________________________________________________

Maché Blog es un magazine digital de salud y bienestar, abierto e independiente, cuya función es brindar al lector contenidos de calidad y útiles, en los que pueda encontrar un beneficio inmediato, práctico, tanto de la lectura de información acreditada, veraz y contrastada, como de la aplicación y provecho personal que el carácter instructivo de nuestros artículos ofrece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: